Mondongo

La Info que necesitas cuando la necesitas

Así puedes hacer turismo en la Antártida y es muy fácil

La Antártida, esa masa de tierra en el extremo sur de nuestro planeta que está (aún) completamente cubierta de hielo. Su remota naturaleza salvaje aparece en documentales de naturaleza y en nuestros libros de ciencia e historia. Parece tan inalcanzable… pero no lo es.

A pesar de su aparente impenetrabilidad, la Antártida nunca ha sido tan accesible como ahora para los viajeros aventureros. De hecho, más de 50000 personas procedentes de todo el mundo viajaron a la Antártida el año pasado.

Viajar a una tierra tan apartada del mundo tiene sus ventajas, puedes olvidarte de las preocupaciones mundanas como ir a la lavandería, llamar a un cerrajero profesional o incluso del ruido de la gente y el tráfico. La aventura te está esperando ¿te atreves?

Así puedes hacer turismo en la Antártida y es muy fácil

¿Cómo llegar a la Antártida?

Algunos de nosotros hemos oído hablar de investigadores que vuelan en aviones militares desde Nueva Zelanda o Chile, pero la forma más fácil de llegar a la Antártida es mucho menos espectacular.

La mayoría de los viajes a la Antártida parten de Ushuaia, Argentina, a tres horas y media desde Buenos Aires en un vuelo directo.  Durante todo el verano, el puerto de Ushuaia embarca y desembarca buques de expedición y cruceros con destino a la Antártida.

Dependiendo de las condiciones, esta travesía suele durar un día y medio en el mar y es una excelente oportunidad para ver fauna icónica como el gran albatros errante.

Alternativamente, los viajeros que prefieran saltarse la travesía marítima pueden volar desde Punta Arenas, Chile, directamente a una pista de aterrizaje en una isla adyacente a la Península Antártica.

Desde allí, abordarán el barco de la expedición y se encontrarán cara a cara con los glaciares y los pingüinos sólo unas horas después de salir de Punta Arenas.

¿Cuándo puedo viajar a la Antártida?

La mejor época para visitar la Antártida es desde finales de la primavera hasta principios del otoño, que en el hemisferio sur es de octubre a marzo.  Los viajes operan continuamente desde finales de octubre hasta que el verano llega a su fin, a mediados de marzo.

Cuando busques información encontrarás diferentes tipos de «itinerarios» o planes de navegación.  Estos itinerarios no son inamovibles, sino guías que determinarán la dirección y la duración de cada viaje. 

Entre ellas, encontrará expediciones que viajan directamente a la Antártida, y otras que incluyen las espectaculares regiones subantárticas de las Islas Malvinas (Falkland Islands) y las Georgias del Sur.

Hay una amplia gama de opciones para visitar la Antártida que se pueden adaptar a tu disponibilidad y presupuesto. Desde expediciones «expresas» de tan sólo ocho días, hasta exploraciones épicas de las islas subantárticas y del propio continente, que duran tres semanas o más.

¿Qué se puede hacer en la Antártida?

Los viajes de expedición a la Antártida proporcionan oportunidades diarias para bajar del barco y conectar con el medio ambiente. La mayoría de los viajes tocan tierra al menos una vez, durante los cuales se puede caminar entre pingüinos y foca y contemplar la inmensidad de la naturaleza.

Además, realizarás cruceros diarios en pequeñas embarcaciones inflables para explorar icebergs bellamente esculpidos, vida marina como focas, pingüinos y ballenas, y zonas poco visitadas que nos hacen sentir pequeños en este entorno maravillosamente inmenso.

Para aquellos con sed de aventuras, hay varias opciones de aventura adicionales que permiten a los viajeros personalizar su viaje. Es posible acampar, hacer kayak, actividades submarinas y hasta largas caminatas para que te sientas como todo un explorador.



error: Content is protected !!